¿Qué es y cómo funciona el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero, vagina y ano)


¿Podré disfrutar del sexo?

Las mujeres sufren numerosas disfunciones sexuales durante la excitación y el orgasmo, dolores durante las relaciones, como vaginismo, molestias en las relaciones o cicatrices dolorosas, problemas de autoestima y, a nivel físico, enfermedades y trastornos en la zona pélvica.

El conocimiento de nuestro cuerpo y nuestra respuesta sexual es esencial para vivir una vida sexual plena y satisfactoria.

Patologías

Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función. Así, surgen problemas que pueden afectar como pérdidas de orina, molestias, dolor e incluso prolapsos (caída de los órganos intraabdominales).

Cuando su tono aumenta puede dar síntomas muy variados: calambre en la cara anterior de los muslos, dolor de rodillas, problemas de circulación, dolor lumbar, falsas ciatalgias, dolor menstrual, dolor en las relaciones sexuales etc.

Técnicas de fisioterapia para suelo pélvico

La mayoría de los problemas que genera un suelo pélvico debilitado se pueden solucionar con un sencillo y efectivo tratamiento.

El objetivo de la fisioterapia del suelo pélvico es prevenir y tratar todas las disfunciones a este nivel. Es imprescindible la correcta valoración por parte de un fisioterapeuta especializado, que conocerá y aplicará las técnicas más apropiadas para cada caso.

En la consulta se utilizan distintas técnicas sin efectos secundarios de fácil aplicación, según la valoración inicial de cada caso. Entre las técnicas están: terapia manual, miofascial, masaje perineal, ejercicios de suelo pélvico, gimnasia hipopresiva, técnicas comportamentales, tratamiento con aparatos (biofeedback, electro-estimulación) etc.

¿Quién puede precisar tratamiento del Suelo Pélvico?

La terapia de Suelo Pélvico está indicada para los siguientes casos:

  • La maternidad
    • EMBARAZO: Tonifica y flexibiliza el suelo pélvico y lo prepara para el parto.
    • POSPARTO: Revisa y trata las cicatrices (episiotomía, cesárea), y fortalece la musculatura para evitar pérdidas de orina, necesario tanto si:
      • Parto vaginal o cesárea     
      • Parto natural o con epidural
      • A término o programado
  • Mujer y menopausia
    • Prevención patológica del suelo pélvico: La carencia hormonal favorece la aparición de incontinencia urinaria y prolapso genital y sequedad.
    • Tipos de incontinencia:
      • De esfuerzo
      • De urgencia
      • Mixta

La incontinencia de orina es un problema de salud con importantes consecuencias sociales y psicológicas. Afecta incluso a muchas mujeres jóvenes que, por falta de información o pudor, lo dejan evolucionar, empeorando su calidad de vida de forma importante: reducen la actividad física  para evitar las fugas de orina, condicionan su vida social e, incluso, viven trastornos como inseguridad, pérdida de la autoestima, depresión, aislamiento y ansiedad.

¿Mejorará mi autoestima?

Podemos ayudarte a nivel físico y emocionalmente.

  • Quiérete: Para sentirte bien tienes que quererte. Acepta los cambios que conlleva la edad y sé tú misma.
  • Aprende a relativizar: Aprecia las ventajas y minimizar los inconvenientes de la edad (cambios físicos, las posibles pérdidas de orina, los achaques...). No deben suponer un límite. Dale la vuelta a la situación. Busca información y controla tus circunstancias.
  • Vive el momento.
  • Sigue aprendiendo: te sentirás más viva.
  • Márcate nuevos proyectos: ¿Por qué no? Cualquier meta que te haga sentir feliz. Sólo tienes que creer en ti misma e intentarlo.

Mejorarás desde dentro

Con una correcta alimentación conseguirás:

  • Controlar el peso.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Evitar el envejecimiento prematuro.
  • Equilibrar tus hormonas en las distintas fases de tu vida:
    • Fertilidad
    • Síndrome premenstrual
    • Menopausia
    • Regular tu sistema inmune
  • Elevar tus defensas
  • Luchar contra: Cándidas e infecciones recurrentes.

SUELO PÉLVICO EN EL HOMBRE

¿Cómo y por qué aparecen los problemas?

Una próstata inflamada, puede obstruir el paso de la orina.
Una cirugía prostática, va a debilitar o dañar temporalmente los músculos de la zona.
Infecciones del tracto urinario.
Daños del sistema nervioso o del cerebro bloquean las señales que se envían al cerebro para orinar.
El sobrepeso ejerce una presión extra sobre los músculos pélvicos y abdominales.
Algunos medicamentos, como los diuréticos, indicados para las enfermedades circulatorias alteran la dinámica vesical.
Estrés.
La ansiedad.
Disfunción eréctil.                          
Dolor lumbo pélvico
Ciatalgias
Fisuras, hemorroides y estreñimiento.
La diabetes conlleva, a menudo, ligeras pérdidas de orina.
sp4png

Todo ello tiene solución con el tratamiento de fisioterapia adecuado.